Pentecostes fue el  cumplimiento de la promesa del Padre.

El Espiritu Santo fue derramado sobre la iglesia y esta, revestida con el poder de lo alto, impactó al mundo con el evangelio.  Antes de enviar la iglesia al mundo, Jesús envió el Espiritu Santo a la Iglesia. Este orden no se puede invertir.

A pesar de que en Pentecostés haya sido un evento histórico unico y que no se repite, de él proceden nuecos derramamientos del Espíritu Santo. 

La plenitud del Espíritu Santo es una experiencia que debe repetirse en nuestra vida constantemente. No podemos hacer la obra de Dios por medio de nuestras propias fuerzas.  Necesitamos el poder del Espíritu Santo

El Propósito de esta obra es despertar su corazón a esta verdad gloriosa- Dios tiene para nosotros una vida maravillosa. La suprema granceza de su poer está disponible para nosotros!

Pentecostes, el fuego que no se apaga

SKU: 9788577422227
$9.99Precio